17 abril 2010

VIDEODROMO

Los males vienen como caidos del cielo
A través del eterno y profundo espacio exterior, podemos toparnos con millares de razas sorprendentes, extraordinarias y peligrosamente carnívoras. Aunque no deseemos nunca tener un encuentro cercano, ellos vienen por nosotros, y desde millones de kilómetros aterrizan en este planeta rico en carne humana, una variedad que cala dentro de su menú interestelar, y del que al parecer somos la especialidad. Una salida de picnic para estos alienígenas, resulta en una total masacre de víctimas viscosas. Para ello se sirven, según sea el ánimo, de avanzada tecnología, dientes afilados, líquidos gelatinosos, o pistolas algodóndeazúcar-transformadoras. Podrán verificarlo en este ciclo, y tendrán entonces una idea de cómo puede resultar la cadena alimenticia a un nivel galáctico.