22 octubre 2010

Coitus Interruptus


Coitus interruptus nace del antojo de cuatro colegas por montar una exhibición, cuyas intenciones básicamente responden a la propuesta de exponer trabajos que traten en rededor del placer interrumpido (que se te corte la energía al final de la película, que se te caiga el helado en el piso, que te pille tu mama follando, y demás que se os ocurra).

Una noción fácil de comprender, y que no necesita de toda una mamerta estructura de curadurías y demás formalidades para realizarse. Para ello, nos basta con este corto cuento de Wilson Nieva:

La mañana fría de un 8 de noviembre, Ben sintió que su sed de sangre le impedía respirar, y salió al pueblo, descargó contra la gente uno por uno, todos los demonios que viven encerrados en casquetes de 9 mm.; en una orgía de locura, pólvora y llanto, Ben Harris eyaculaba toda la desdicha de un don que lo hacía inigualable. Habiendo puesto el sexto cargador en su arma pensó que para ser el único debía matar al mejor, así que loco por la ira y la incontinencia de placer elevó su mano armada a la altura de su sien y en el colmo de la excitación apretó con fuerza el gatillo.

Nada. No pasó nada, su arma no funcionó. Sin explicación alguna pero con muchos testigos, Ben Harris pasó de la impune gloria de asesino a una justa derrota en la historia de cualquier genio; la vergüenza de ser quien fue, y no poder matarse a sí mismo no permite que ahora en la calle, absolutamente nadie le dé la cara, ni siquiera la muerte.

Después de esto, en un caserío muy lejano Ben Harris cambio su pistola por tres marranitos que me imagino ya deben estar grandes.

Es un proyecto qué se desarrolla bajo un proceso colectivo, y que se ha realizado por primera vez en las instalaciones de la factoría Rico, en Bogotá, ciudad capital de palomas mutantes, pasto raro, chicas de simpático acento y aspecto, y como no, un magnifico frio.

Con esta primera muestra, se gestiona un proyecto itinerante, que pueda recorrer distintos espacios y ciudades, exponiendo en su trayectoria artistas jóvenes y emergentes, que ofrezcan piezas que choquen, irrumpan, traicionen o burlen el placer.

A Carefuckyou le basto con una meada para participar en esta muestra.